viernes, 22 de junio de 2012

Servicios de seguridad en polígonos industriales

Consulta formulada por una empresa de seguridad, en el que plantea la posibilidad
de modificar el servicio que actualmente viene desempeñando en un polígono industrial,
para ser sustituido por un vigilante de seguridad, que realizaría la vigilancia y protección
del mismo desde un centro de control, o por el contrario, agrupar dos polígonos industriales,
separados por una distancia de 500 metros, en una única mancomunidad y protegidos
cada uno con un solo vigilante de seguridad, comunicados entre sí.

CONSIDERACIONES
En primer lugar se hace preciso definir el concepto “videovigilancia”, que según el
diccionario de la Real Academia Española, es: “Vigilancia a través de un sistema de cámaras, fijas o móviles”.
Una vez definido dicho concepto, y teniendo en cuenta la actividad objeto de la consulta, es necesario tener presente la forma en que ha de ser prestado el servicio, así como los requisitos que se exigen, para que la Delegación o Subdelegación del Gobierno, pueda autorizar el servicio de seguridad en polígonos industriales o urbanizaciones, y que de forma concreta se establecen en el punto 1º y 2º del Artículo 80 del Reglamento de Seguridad Privada:
 1º. “El servicio de seguridad en vías de uso común pertenecientes a polígonos industriales
o urbanizaciones aisladas será prestado por una sola empresa de seguridad y habrá de realizarse, durante el horario nocturno, por medio de dos vigilantes, al menos, debiendo
estar conectados entre sí y con la empresa de seguridad por radiocomunicación y disponer de medios de desplazamiento adecuados a la extensión del polígono o urbanización”.




2º. “La prestación del servicio en los polígonos industriales o urbanizaciones habrá de estar autorizada por el Gobernador civil de la provincia, previa comprobación, mediante
informe de las unidades competentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, de que
concurren los siguientes requisitos:
 a) Que los polígonos o urbanizaciones estén netamente delimitados y separados de los núcleos poblados.
 b) Que no se produzca solución de continuidad, entre distintas partes del polígono o urbanización, por vías de comunicación ajenas a los mismos, o por otros factores.
En caso de que exista o se produzca solución de continuidad, cada parte deberá ser
considerada un polígono o urbanización autónomo a efectos de aplicación del presente
artículo.
 c) Que no se efectúe un uso público de las calles del polígono o urbanización por tráfico
o circulación frecuente de vehículos ajenos a los mismos.
 d) Que la administración municipal no se haya hecho cargo de la gestión de los elementos
comunes y de la prestación de losservicios municipales.
 e) Que el polígono o urbanización cuente con administración específica y global que
permita la adopción de decisiones comunes.

CONCLUSIONES
Del análisis de los preceptos citados y como respuesta concreta a la consulta formulada,
pueden extraerse las siguientes conclusiones:
  1. Si el polígono industrial cumple con todos los requisitos exigidos en el arriba citado artículo 80.2 del Reglamento de Seguridad Privada, presuponiéndose en el supuesto que se plantea que ya dispone de autorización, de forma que los viales y áreas d